¿Buscas trabajo y precisas redactar un currículo que te asista a enseñarte a los potenciales empleadores? ¡Ojo! tienes que tomar en cuenta los próximos causantes si no deseas que vaya de manera directa al montón de descartados.

Antes de enfrentar la creación de un Curriculum Vitae, tienes que tener claro qué género de profesional eres y cómo deseas trasmitir esa información. Puedes crearlo sencillamente, con plantillas web o bien intentar diferenciarte con formatos más renovadores (infografías, vídeo currículos, etc.), aunque de estas configuraciones ahora vamos a hablar en una próxima entrada. En este momento, nos marchamos a centrar en el decálogo básico de buenas prácticas para la realización de un Currículo Vitae de éxito.

  1. Orden y limpieza. Una aceptable composición posibilita la lectura y facilita que quien examina los CV recibidos logre hacer de manera más eficiente y eficaz su trabajo, lo que va a hacer que su impresión hacia el archivo, y por extensión a tu persona, sea más efectiva. Procura ser conciso (mejor una hoja de extensión que dos) y recalca esos puntos más importantes de tu perfil que encajen con la descripción de la oferta. Resulta realmente útil tener distintas modelos de CV dependiendo del género de puesto.
  1. Presentación. Será la primera impresión que el reclutador consiga de ti, y ahora entendemos de su consideración, ¿verdad? Protege hasta el último aspecto, no dejes que existan fallos como incoherencia en las datas, falta de orden en la exposición,… y más que nada ¡no cometas faltas de ortografía! No proponen una imagen efectiva… Revísalo hasta el momento en que estés seguro, solicita asistencia si lo ves primordial.
  1. Datos personales. Tu intención es que te conozcan y se pongan en contacto contigo, ¿no? Ya que pónselo fácil, te resulta interesante. Tiene dentro siempre tus datos de contacto, teléfono, correo electrónico, sitio de vivienda, concretes expertos de comunidades,… Tu correo electrónico ha de estar compuesto preferentemente tu nombre y apellido y ofrecer una imagen profesional. Si la que empleas no cumple esta regla, crea una exclusiva, solo tardarás unos minutos y tu imagen va a mejorar sensiblemente.
  1. Foto. La enorme mayoría detallan una foto, en verdad, es una aprobación explícita en muchas de las ofertas de trabajo de las compañías en el territorio nacional. Sin embargo, posiblemente de cara a un futuro próximo, esto cambie, ahora que en países como Reino Unido resulta desaconsejable o bien en USA inclusive ilegal, ya que su cultura empresarial se focaliza en los logros y destrezas, siendo el aspecto físico sin importancia. ¿Todos en concordancia, verdad? Ya que hoy, en España te prosigo sugiriendo que incluyas tu foto, eso sí, de tamaño carnet y profesional, los autofotos no en todos los casos quedan bien.
  1. Cronología. Sugiere las datas de inicio y fin en todas y cada una la información que aportes (estudios, vivencia profesional, acompañamiento a causas beneficiosas,…) de la manera más precisa viable. Es conveniente que el orden cronológico sea descendente, a fin de que resalten los datos más recientes.
  1. Vivencia profesional. Aparte de las datas, el nombre de la compañía y el puesto desempeñado, es sustancial que agregues una descripción de las tareas llevadas a cabo, para exhibir tus capacidades.
  1. Capacitación académica. Sostendremos el orden cronológico descendente, para poner énfasis tus estudios más recientes. Ten en cuenta que has de ser claro y conciso, no cites títulos inferiores que se da por sentado que tienes al refererir alguno superior, ahorra ese espacio para otra información importante. Sugiere siempre el nombre del centro en el que has cursado estos estudios.
  1. Capacitación complementaria. Tiene dentro solo aquéllos que tengan más importancia para el puesto pedido. En este capítulo, es considerable señalar el número de horas.
  1. Lenguajes. Dentro de lo posible añade certificados oficiales, usa los estándares lingüísticos del MCER (A1, A2, B1, B2, C1, C2)
  1. Ofimática y utilidades TIC. Anota los programas que controlas. La utilización de comunidades y participación en weblogs además puede ser un óptimo complemento para tu CV. Examina siempre si te resulta interesante, dependiendo del puesto al que optas y el género de contenido que gestionas en internet.

Un último consejo antes de dejarte con la infografía resumen de este articulo: Jamás “titules” tu CV como Currículo Vitae, habría de ser evidente que nos encontramos frente uno.

Agradecemos la inestimable colaboración de Ana Vicente Guimeráns, especialista en administración de Elementos Humanos, ahora que sin su asistencia, este articulo no hubiera sido viable. ¡Mil gracias!