En la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas,  modificada por la Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y en el Reglamento General de Costas aprobado por Real Decreto 876/2014, de 10 de octubre, se encuentra la principal referencia para dar respuesta a las solicitudes de autorización de uso u ocupación en el dominio público marítimo-terrestre (en adelante DPMT) y en su zona de servidumbre de protección (en adelante ZSP). No obstante lo anterior, resulta necesario establecer una serie de criterios de gestión más precisos.

El litoral es la franja del territorio que más problemas y oportunidades genera en la actualidad. Dicha afirmación se constata con los siguientes argumentos:

  • Desde el punto de vista físico y natural, el litoral es singular debido a que es un área que alberga medios geográficos de distinta naturaleza, con la mayoría de los ecosistemas frágiles y vulnerables, registrando un dinamismo inusual y un funcionamiento complejo.
  • Desde el punto de vista social y económico, el litoral es un espacio muy deseado. Pocos ámbitos geográficos y recursos permiten intensidades de uso tan elevadas, y con una tendencia tan claramente creciente.
  • Desde el punto de vista jurídico y administrativo, la singularidad se deriva de la naturaleza pública de la mayor parte de las áreas marítimo-terrestres y marinas; del carácter público de los recursos vivos (peces, crustáceos, aves, etc.) y no vivos (arena, aguas marinas, etc.); de la inusual convergencia de administraciones en la gestión de los intereses y asuntos públicos, tanto en lo referente a las escalas territoriales como a los sectores administrativos; del elevado número de intereses privados diferentes (que no siempre pueden convivir de forma armónica); de la diversidad de los mecanismos e instrumentos de gestión establecidos; y de la dificultad para encontrar fórmulas que hayan tenido éxito en la ordenación del espacio y de los recursos litorales.

Con el objetivo de sentar las bases en las actuaciones para la gestión de la zona costera, se han realizado de forma secuencial desde el traspaso de competencias, una serie de actividades que de forma general se pueden describir como:

  • Establecimiento de criterios para la gestión de la ZSP y del DPMT y zonificación del litoral andaluz.
  • Inventario de usos y ocupaciones en la zona de servidumbre de protección y en el dominio público marítimo-terrestre.

Para conocer más sobre estas actividades o proyectos consulta el apartado “¿Quieres saber más?».

VER COMUNICADO OFICIAL