Hacienda

Desde el pasado miércoles tenemos disponible nuestro
borrador para efectuar la declaración de la renta 2019, pero antes de ello es
muy importante vigilar bien los datos y sobre todo ¿sabes todas las
deducciones disponibles que tienes y que puedes aplicar en tu renta?
Estas pueden
rebajar de manera muy significativa tu factura fiscal e incluso dar lugar a
devoluciones cuando creías no tenías derecho.

A continuación, te ayudamos a que conozcas todas las deducciones disponibles a las que puedes acogerte y las dudas más frecuentes que puedes tener a la hora de presentar tu declaración en esta campaña renta 2020.

En la última campaña de la renta se presentaron veinte
millones de declaraciones, de las cuales quince millones recibieron una
devolución por parte de Hacienda, mientras que solamente cinco millones
ingresaron a la misma. Y es que en muchas ocasiones son estas deducciones las
que marcan el limite entre pagar o cobrar.

Aún no estando obligado a presentar declaración, ¿puedo
acogerme a deducciones?

La respuesta es Sí. Aquellos contribuyentes con rendimientos
íntegros del trabajo con el limite general de 22.000 euros anuales que procedan
de un solo pagador no están obligados a declarar, al igual que tampoco aquellos
que tengan rentas inferiores a los 14.000 euros que procedan de varios
pagadores. Aún así, si pueden presentar la declaración y, por tanto, acogerse a
las deducciones existentes, tanto estatales como autonómicas.

¿Qué situaciones personales se pueden desgravar?

Las mujeres con hijos menores de 3 años dadas de alta en el
régimen de la Seguridad Social o en una mutualidad pueden acogerse a
deducciones.

Además, también los contribuyentes dados de alta en la
Seguridad Social o en una mutualidad o que perciban una prestación por
desempleo o sean pensionistas, se pueden deducir hasta 1.200 euros anuales por
cada descendiente o ascendiente con discapacidad.

¿Me puedo deducir la vivienda habitual?

En este caso es importante señalar que la deducción de
encuentra derogada desde el 1 de enero de 2013, por lo que pueden continuar aplicándola
los contribuyentes que adquirieron su vivienda habitual o pagaron cantidades
para su construcción con anterioridad a dicha fecha.

O las personas que con anterioridad al 1 de enero
rehabilitaron o ampliaron la vivienda habitual o realizaron obras e
instalaciones de adecuación de la vivienda habitual para las personas con
discapacidad, siempre que, en ambos casos, las obras finalizaran antes del 1 de
enero de 2017. Las cantidades satisfechas por la adquisición o rehabilitación
de la vivienda habitual que dan derecho a aplicar la deducción tienen como
límite los 9.040 euros.

¿El alquiler de la vivienda habitual se puede deducir?

Esta deducción también se encuentra derogada desde el 1 de
enero de 2015, pero la pueden seguir aplicando aquellos contribuyentes con un
contrato de arrendamiento anterior a dicha fecha.

Por otra parte, es posible aplicar esta deducción respecto a
un nuevo contrato firmado posteriormente al 1 de enero de 2015, al haber
finalizado el periodo de vigencia anterior al contrato, siempre y cuando se
trate de la misma vivienda y del mismo arrendador. Aunque la deducción está
limitada a los contribuyentes cuya base imponible sea inferior a los 24.107,20
euros.

Las acciones sociales que son deducibles

  • Los donativos efectuados a entidades sin fines
    lucrativos con una deducción del 75% de las cantidades donadas, cuando no
    superen los 150 euros y del 30% a partir de esa cantidad.
  • Contribuciones a asociaciones declaradas de
    utilidad publica y fundaciones reconocidas legalmente en un 10%.
  • Contribuciones para la protección del patrimonio
    histórico español y mundial. En particular la deducción es de un 15%, aunque
    con un límite del 10% de la base liquidable del contribuyente.
  • Cuotas pagadas a las organizaciones sindicales.

Las inversiones que sí puedes deducirte en tu declaración

El declarante puede deducirse el 30% de las cantidades
satisfechas en el ejercicio fiscal, aunque eso sí, no pueden superar los 60.000
euros anuales.

Los conceptos sujetos a tal deducción pueden ser por
suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente
creación. Aunque la deducción se condiciona al cumplimiento de ciertos
requisitos por parte del contribuyente y también del inversor.

Asimismo, el contribuyente que realiza actividades
económicas puede aplicar las deducciones y demás incentivos previstos en el Impuesto
de Sociedades.

Por último, señalar que también disponemos de deducciones autonómicas, pero hay una casuística enorme y variaciones respecto a las estatales.

También te puede interesar:

The post Deducciones a las que puedes acogerte en la Declaración de la Renta appeared first on Noticias trabajo.

VER FUENTE OFICIAL DEL COMUNICADO