20/07/2020


Más de 5.000 mujeres han participado desde 2010 en el protocolo de inserción de víctimas de violencia de género


De ellas, el 67 por ciento han logrado un empleo posteriormente

El pasado año accedieron un total de 531 mujeres a esta iniciativa coordinada desde las consejerías de Empleo y de Mujer

Protocolo coordinado para la inserción sociolaboral de mujeres víctimas de violencia de género

Protocolo coordinado para la inserción sociolaboral de mujeres víctimas de violencia de género

Un total de 5.078 mujeres víctimas de violencia de género han participado desde 2010 en el protocolo de la Comunidad para la inserción sociolaboral de este colectivo en la Región de Murcia, y de ellas, el 67 por ciento han logrado un empleo posteriormente. El protocolo parte de la coordinación desde las consejerías responsables de Empleo y de Mujer.

El primer paso de este protocolo lo protagonizan los centros de atención especializada a estas mujeres (CAVI), que proponen a aquellas que se encuentren desempleadas la posibilidad de ser atendidas por una orientadora del SEF con formación específica para esta tarea, de cara al diseño de un itinerario personalizado de inserción sociolaboral. Esta atención se lleva a cabo en espacios que garantizan la confidencialidad.

Aproximadamente 500 mujeres se incorporan cada año a esta iniciativa, que recibió el premio Regiostars 2017 de la Comisión Europea a la mejor iniciativa dentro de la categoría ‘Empoderamiento de la mujer y participación activa’. Las últimas cifras del protocolo, correspondientes de 2019, ponen de manifiesto que el año pasado se atendió a 531 mujeres víctimas de violencia de género, con un dato de inserción del 29 por ciento.

De esas nuevas participantes, la mayoría (el 61 por ciento) eran mayores de 35 años, mientras que un 25 por ciento tenían entre 25 y 34 años, y el 14 por ciento eran menores de 25 años. Seis de cada diez mujeres eran españolas, seguidas a diferencia considerable de mujeres de nacionalidad marroquí, ecuatoriana, colombiana y rumana, hasta un total de 21 nacionalidades. Además, nueve de cada diez mujeres cobraban algún tipo de prestación.

En cuanto a la cualificación de las participantes, la mayoría poseían un nivel formativo bajo. Así, sólo el 15 por ciento contaba con estudios de mayor nivel a los obligatorios; el 18 por ciento tenía título de la ESO y el resto poseía estudios inferiores a los obligatorios. En concordancia con ese perfil formativo, las ocupaciones más demandadas por las mujeres son las que requieren niveles de cualificación más bajos.

El consejero de Empleo, Investigación y Universidades, Miguel Motas, destacó que “el protocolo funciona como una iniciativa coordinada entre los servicios de empleo y los servicios sociales de la Región, que es precisamente un trabajo conjunto en el que hace hincapié la Unión Europea. Detrás de las cifras del protocolo se encuentran mujeres con nombres y apellidos que han conseguido que el empleo sea una pieza importante en su lucha por salir adelante”.

Itinerario de inserción

La atención en una oficina de Empleo proporciona a estas mujeres una información útil y actualizada de las convocatorias de ayudas, becas, subvenciones, ofertas formativas y otras acciones de su interés. Además, el orientador examina la situación profesional de cada mujer, de cara a conocer su cualificación y sus necesidades formativas. Con esta información se planifica su itinerario de inserción y, si es necesario, un programa formativo específico que permita cualificarla para desarrollar una profesión.

El Fondo Social Europeo financia 15 profesionales del protocolo, lo que supone un 58 por ciento del total del personal responsable de dicho protocolo. Concretamente, están cofinanciados por la Unión Europea los profesionales encargados de los puntos de atención a mujeres en Oficinas del SEF de Alcantarilla, Bullas, Caravaca de la Cruz, Cartagena, Fortuna, Jumilla, Lorca, Moratalla, Mula, Murcia Ronda Norte, Murcia Sur, San Javier, Totana, Yecla y Oficina de Coordinación.

VER FUENTE OFICIAL DE LA NOTICIA